La transformación digital de las inmobiliarias. Inmobiliaria digital vs Inmobiliaria tradicional.

Con el tiempo, las inmobiliarias tradicionales van trasladándose a un segundo plano, y esto se debe a la aparición y desarrollo de las inmobiliarias conocidas como: digitales, online, sin comisiones, etc. En definitiva, el proptech (unión de propiedad y tecnología).

En este artículo vamos a analizar el modo de vender de ellas, sus precios y sus principales diferencias con las inmobiliarias tradicionales.

¿Qué es una inmobiliaria digital?

Aquella inmobiliaria que opera a través de la web, desde las pantallas de tu tablet, ordenador, smartphone y cualquier dispositivo conectado a internet. Utilizan diversos recursos digitales como: imágenes, vídeos, recorridos virtuales y vistas panorámicas, además de múltiples plataformas y aplicaciones virtuales. Su características principales son el bajo coste y la eficiencia. Un ejemplo de empresa en España, es Housinity.

¿Qué es una inmobiliaria tradicional?

Cuenta con numerosas oficinas físicas. Su característica principal es el trato personal “cara a cara” y personalizado con los clientes. Tienen como recurso necesario a los profesionales comerciales que se encargarán de la venta, negociación, establecimiento de precios y ofertas, gestión de documentación y de los temas fiscales.

Diferencias entre la inmobiliaria digital y la inmobiliaria tradicional.

La diferencia principal son las tarifas, ya que las inmobiliarias digitales las cobran de forma más económica que las tradicionales, ya que tienen menores costes. 

En cuanto a la tasación, las inmobiliarias tradicionales las hacen mediante un asesor profesional, mientras que las digitales las hacen de forma online, favoreciendo la reducción de tiempo. 

Además, para las agencias digitales es importante potenciar la imagen invirtiendo en los servicios de fotógrafos profesionales, para así tener una buena presentación visual del inmueble. Por el contrario, las inmobiliarias tradicionales, no suelen esforzarse en este punto.

Otra clara diferencia es la relacionada con las visitas al inmueble. En el caso de las digitales, es el propietario del inmueble el encargado de enseñar el piso y de negociar el real estate, mientras que en las inmobiliarias tradicionales, tanto las negociaciones como las visitas son a cargo del agente comercial.

Entradas recomendadas