Hoy en día, existen diversas actuaciones y factores que contribuyen a tener una buena eficiencia energética en nuestros hogares, ¿quieres saber cuáles? En este artículo, te vamos a dar algunas claves para que consigas tanto un ahorro en tu vivienda, como en el medio ambiente.

Antes de comenzar, es importante recordar en qué consiste la eficiencia energética en los hogares y cuáles son las causas que la han provocado. 

¿En qué consiste la eficiencia energética?

Consiste en reducir el consumo energético de la vivienda, sin afectar a nuestro confort y calidad de vida; conservando al mismo tiempo los recursos naturales del medio ambiente. Su utilización en los hogares conlleva como ventajas, la reducción de las facturas eléctricas y la reducción de las emisiones de CO2 en la atmósfera, entre otras. 

Se debe destacar que esta eficiencia se mide a través de los certificados energéticos, los cuales son de carácter obligatorio desde el año 2013 para la venta o alquiler de cualquier inmueble. Se tratan de documentos donde se informa sobre el nivel de CO2 que emite el inmueble y sobre el consumo energético del mismo, es el técnico certificador el responsable de redactarlo. Su resultado se detalla en la etiqueta energética, la cual va desde la categoría “A” (más eficiente) a la “G” (menos eficiente).

Causas de la eficiencia energética

Se ha calculado que cada vivienda transmite mucha cantidad de CO2 a la atmósfera, debido principalmente al consumo total de energía que realizamos. Además, las viviendas antiguas con aproximadamente 40 – 50 años, son las que más contaminan debido al desgaste de esta y de sus componentes.

También, es importante tener en cuenta que no hace mucho tiempo desde que se aprobó el Código Técnico de la Edificación (CTE) que regulaba todo esto, por lo que la mayoría de las viviendas no tienen los requisitos de eficiencia energética necesarios, los cuales hoy en día son severamente exigidos a las viviendas de nueva construcción. 

Claves para conseguir una buena eficiencia energética en tu vivienda

Una de las claves fundamentales para conseguirlo, es mantener y mejorar los buenos hábitos. Por ejemplo, la utilización de productos fabricados con materiales reciclados que puedan ser reutilizados nuevamente en un futuro. También, se incluye el uso de los programas en frío de los electrodomésticos, como es el caso de la lavadora. 

Para el ahorro en el consumo del agua, la sustitución de bañeras por platos de ducha es muy recomendable. Otra de las recomendaciones, es cerrar el grifo del agua cuando no se esté utilizando en el caso del aseo personal. Además, existen diversos sistemas y mecanismos que ayudan a reducir el caudal del agua en los grifos y en las cisternas.

El ahorro en la luz es también fundamental, por lo que hay que aprovechar  la iluminación natural, pintando las paredes de colores claros (los cuales ayudan a que se refleje la luz) o instalando paneles solares. Además, se suele decir que una correcta orientación de la vivienda proporciona un mayor aprovechamiento de la iluminación y del calor que nos proporciona el sol. Es importante apagar la luz cuando no se esté utilizando y no sea necesaria, el uso de regletas con interruptor para conectar y desconectar la corriente de luz suele ayudar también a este ahorro. La colocación de bombillas de bajo consumo, como por ejemplo, la iluminación LED, la instalación de reguladores de intensidad luminosa y programadores de encendido o apagado, son otras de las recomendaciones. El mantenimiento de las bombillas, hacen que su duración sea mayor y sean más luminosas. Y por último, actualizar el sistema eléctrico siempre es una buena opción ya que uno antiguo puede suponer un gran peligro.

Además, el aislamiento térmico en paredes, suelos y techos, ayuda a reducir el uso de calefacción en épocas de frío y el uso del aire acondicionado en épocas de calor, ayudando a que la casa mantenga una temperatura adecuada durante todos los meses del año. Otra opción es renovar las fachadas, aunque no es económica y en el caso de ser pisos, se necesitaría el acuerdo entre todos los vecinos, por lo que el proceso puede ser bastante lento. Las ventanas y persianas antiguas suelen ser una gran fuga térmica, haciendo perder gran parte del calor o del frío producidos energéticamente en el hogar. Por lo que, el uso de modos de climatización modernos resulta ser muy eficiente.

Desde Housinity te aconsejamos que lleves a cabo todos estos gestos, porque aunque por pequeños que sean, resultan ser bastante eficientes. Además, si vendes tu casa con estas mejoras, el valor de esta será mucho mayor.

Entradas recomendadas