Motivos por los que es el mejor momento para vender tu vivienda

Seguramente estés pensando que ahora mismo no es el mejor momento para vender tu casa. Y es que, la crisis por el Covid-19, la guerra de Rusia con Ucrania o la subida general de los precios, entre otros muchos problemas actuales, forman un ambiente de indecisión e inseguridad constante en nuestra sociedad. 

Sin embargo, sí que puedes obtener una buena rentabilidad si decides vender tu casa en estos momentos. ¿Quieres saber por qué? Hoy en Housinity vamos a explicarte cuáles son los motivos principales por los que es el mejor momento para vender tu vivienda. 

Motivos por los que es el mejor momento para vender tu vivienda

Por lo general, ser propietario de una casa es siempre una buena inversión, debido a que el hecho de invertir en bienes raíces siempre suele ser un valor seguro para el dueño de la propiedad. Según muestran los datos del comportamiento del sector inmobiliario producidos en los últimos meses en España, su actividad va en aumento.

A continuación, te vamos a mostrar algunos de los motivos principales por los que es el mejor momento para vender tu vivienda: 

 

El aumento de la demanda y la aparición de nuevas necesidades:

En situación de pandemia, muchos sectores se vieron obligados a hacer un parón en sus actividades laborales tras las restricciones impuestas por el gobierno. Uno de los más afectados fue el mercado inmobiliario.

Sin embargo, tras los meses de confinamiento total, fueron muchos los consumidores que optaron por cambiar de hábitos, de estilo de vida y de casa. Buscando así, otro tipo de viviendas que se ajustaran más a sus nuevas necesidades. Según un estudio realizado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), sólo en el primer mes del año 2022 la firma de documentación en hipotecas ascendió un 29%. 

La principal causa de este comportamiento se debe principalmente a que, tras pasar muchas horas en la vivienda, han sido muchos los que han cambiado la opinión que tenían de estas. Algunas de las características que más se han estado valorando en los inmuebles en estos últimos años, han sido los espacios libres, abiertos y espaciosos (justo lo que más se necesitaba con el Covid-19). Por lo que muchos han optado por buscar una nueva casa que cumpla con todas sus necesidades actuales.

La disminución de oferta y la preferencia por viviendas de segunda mano:

Aunque la demanda se haya visto incrementada, la oferta por el contrario, se ha visto en descenso. Esto se debe a que muchos sienten demasiada inseguridad de vender sus viviendas por la situación existente. Por lo que, para aquellos que sí que estén decididos a vender, no tendrán apenas competencia para ellos, y las oportunidades de buscar comprador se multiplicarán. 

Por otro lado, con la subida total de los precios el abastecerse de materiales para la construcción y reformas de nuevas viviendas, se ha visto dificultado. Por ello, las viviendas categorizadas como de segunda mano se han convertido en buenas opciones para los compradores actuales.

Los tipos de interés siguen siendo bajos:

Aunque se comenta que los tipos de interés subirán próximamente, todavía siguen manteniéndose bajos. El simple hecho de que ahora mismo estén bajos y que posiblemente aumenten en un futuro próximo, se convierte en una de las razones más importantes para justificar que es el mejor momento para vender tu vivienda, ya que la demanda será más alta, debido principalmente a la mejoría de las condiciones económicas para firmar la hipoteca.

El precio de la vivienda se mantiene al alza:

Por otro lado, el precio medio de la vivienda aquí en España ha seguido subiendo en el último año, suponiendo así un mayor coste para los compradores. Por lo que, teniendo una oferta baja en el mercado y los precios altos, demuestran que es el momento ideal para conseguir una muy buena rentabilidad económica a la hora de vender tu casa.

Situación post pandemia:

Aunque el estilo de vida se haya encarecido. Las previsiones y estimaciones de la situación económica futura, son positivas. Se calcula que España tendrá un crecimiento de casi el 5% en este año.

Housinity

Si estás pensando en vender tu casa,  te ayudamos a que lo hagas de forma rápida, fácil y accesible. Nuestros expertos se encargan de asesorarte durante todo el proceso de venta con nuestra fórmula 100% digital y 0% comisiones. ¡Empieza a ahorrar con Housinity! 

Si tienes alguna pregunta, ¡no dudes en contactarnos! → hola@housinity.com

Ventajas del uso de servicios integrales y exclusivos

Por lo general, vender o poner en alquiler cualquier tipo de inmueble puede parecer algo sencillo, ya que es una actividad muy habitual hoy en día. Sin embargo, realizar operaciones de compra-venta suele suponer numerosas gestiones, transacciones y papeleos que por cuenta propia, resulta algo agotador y estresante. 

Por ello, hoy en Housinity vamos a mostrarte cuáles son las ventajas que supone contar con la prestación de los servicios inmobiliarios. 

Ventajas del uso de servicios integrales y exclusivos

Cuando se dice que una inmobiliaria ofrece servicios exclusivos e integrales, quiere decir que dicha inmobiliaria se encarga de todos y cada uno de los pasos del proceso de compra-venta del inmueble, incluyendo el control íntegro de estos. Además, al tratarse de un servicio exclusivo, la inmobiliaria invertirá mucho tiempo y esfuerzo en conseguir que el objetivo de venta se cumpla. Por lo que tú sólo deberás de relajarte y dejar que ellos se encarguen de todo el proceso y de los trámites correspondientes.

Aunque las inmobiliarias ofrecen diversos servicios (como por ejemplo: valoración de la vivienda, hacer que tenga mayor visibilidad o acciones de marketing, entre otros) los más destacados son dos: 

    1. Filtrar a aquellos clientes que realmente tienen la posibilidad o el interés de comprar/alquilar dicha casa, para que así el número de visitas se reduzca y con ello, el tiempo invertido en ellas.
       
    2. La aportación de sus conocimientos y habilidades en el mercado inmobiliario, además de la realización de diversas investigaciones y análisis sobre este, para así poder determinar cuál es el precio de venta idóneo para las características de dicha vivienda.

Para todas estas acciones, las inmobiliarias cuentan con una serie de  agentes especializados en el sector, también conocidos como agentes inmobiliarios. Estos se centran en conseguir que el inmueble se venda o se alquile de una forma adecuada y rápida.

La gran mayoría de estos profesionales, se esfuerzan al máximo para conseguir buenos resultados en la compra-venta de las viviendas, ya que cada operación realizada con éxito sirve de puente para otra siguiente. Además, está demostrado que un cliente satisfecho además de volver a contar con la empresa en futuras ocasiones, recomendará los servicios prestados a otros clientes, por lo tanto, esto motiva al agente inmobiliario a conseguir buenos resultados en su trabajo.

Es importante que la inmobiliaria y sus agentes, transmitan confianza y seguridad a los clientes. Por lo que el servicio integral facilitará esta situación, tratándose de una forma más cercana y amigable de colaborar juntos, además de aconsejar e informar al propietario constantemente sobre su situación.  

En Housinity trabajamos con nuestros clientes de forma integral, exclusiva y online. 

Nuestros expertos se encargarán de todo el proceso, ¡gestionándolo de forma 100% online y con 0% en gastos de comisiones!

Esperamos que te haya sido útil este artículo, para más información sobre nuestros servicios ponte en contacto con nosotros ⇨ hola@housinity.com 

Legalidad de alquilar una vivienda habitual

Alquilar una vivienda habitual es una práctica muy utilizada hoy en día. Sin embargo, son muchos los que dudan de si se trata de una actividad legal y de si existe alguna Ley que la regule, ¿tú eres uno de ellos?

En Housinity, te vamos a ayudar a que conozcas todo lo necesario para decidir y saber qué hacer antes de alquilar tu casa habitual.

¿Qué es una vivienda habitual?

Para poder comenzar a explicar por qué esta actividad es legal y en qué situaciones no lo es, es necesario que sepas de lo que se trata este tipo de vivienda. Una vivienda habitual es aquella en la que se vive durante un tiempo prolongado, pudiendo ser de 12 meses o tres años, entre otros. También cuando se ha accedido a ella por motivos personales tales como: traslados laborales, cambio de domicilio, por aspectos matrimoniales…

Puedes alquilar tu vivienda habitual a corto plazo o a largo plazo. En el caso de que quieras alquilar tu vivienda durante un corto período de tiempo, debes de saber que se regula de forma diferente en cada comunidad autónoma. Por lo que tendrás que conocer cuál es la legislación de la zona en la que vives, ya que cada una tiene unos términos diferentes en cuanto a tiempo. 

El motivo principal por el que la vivienda habitual es alquilada, es el de la rentabilidad económica, es decir, si estás buscando alguna alternativa para generar mayores ingresos, alquilar parte de la vivienda en la que resides puede que sea una buena opción, ya sea alquilando una habitación o parte de la casa. 

Además, no hay ningún problema si decides alquilar tu vivienda mientras que sigues pagando la hipoteca de esta. Aún así, es importante que sepas que al alquilar tu vivienda, esta pierde su estado de ser vivienda habitual, por lo que afectará a la deducción del IRPF y tendrás que acordarte de no declarar esta deducción en la renta anual, para así evitar multas y sanciones.

¿Es legal alquilar la vivienda habitual?

Alquilar la vivienda habitual ya sea durante un período corto de tiempo o de forma prolongada, es legal y está regulada por la LAU (Ley de Arrendamientos Urbanos) o por el Código Civil, dependiendo del tipo de contrato que se realice. Esto se debe a que no existe ningún obstáculo legal para ello. 

Sin embargo, no en todos los casos se permite realizar esta actividad arrendataria: por un lado, es necesaria la existencia de un contrato de alquiler en el que se formalice dicha práctica, ya que si no hay ningún contrato, pueden tener consecuencias negativas para ambas partes. Por otro lado, es importante que sepas que todo aquel alquiler de vivienda habitual realizado con fines turísticos , es ilegal debido a que este ámbito de turismo se regula a través de otra Ley diferente a la LAU, siendo distinta en cada comunidad autónoma.

Consejos para alquilar una vivienda habitual

Como prevención a la hora de alquilar tu vivienda te aconsejamos que:

  • Describas de la forma más exacta y clara posible, los objetos y muebles de la vivienda con pruebas de ellos (fotografías) en el contrato.
  • Cobres por adelantado las rentas del alquiler. 
  • Contar con algún tipo de seguro para el hogar, mejor si se trata de seguros multihogares.
  • Declarar en la renta  todos los ingresos y movimientos económicos obtenidos en dicho alquiler, en base a rendimientos inmobiliarios.

Si tras la lectura de este artículo tienes alguna duda, no dudes en contactar con nosotros. 

¡Esperamos que te haya sido útil!

Causas por las que podrías perder la fianza del alquiler

La fianza del alquiler se usa como una especie de protección o garantía ante posibles desperfectos en la vivienda o impagos por parte de los inquilinos. Esta cuantía se corresponde con la mensualidad de la renta y es el inquilino quién se lo entrega al propietario del inmueble al comienzo de su relación. Con esto, se pretende asegurar que el arrendatario cumpla con todas las condiciones expuestas en el contrato del alquiler. 


El propietario le devuelve la fianza al inquilino en el momento que termina su relación contractual y se procede a la entrega de llaves, sin embargo, el dueño del inmueble tiene un plazo máximo de un mes para devolver dicha cuantía. Si esto último no se cumple y tarda más tiempo, el inquilino puede reclamar y obtener mayores intereses.

Aún así, no siempre se cumplen estas condiciones del contrato y el inquilino pierde dicha fianza, ¿quieres saber las causas de esta pérdida? 

En Housinity ¡te ayudamos a que las conozcas!

Causas por las que podrías perder la fianza del alquiler

  1.  Desperfectos en el inmueble.

    Esta causa de pérdida de fianza, es la más habitual. Se produce cuando se ha dañado cualquier elemento de la vivienda durante la estancia del inquilino en ella. Estos desperfectos se pueden dar en muebles, electrodomésticos, instalaciones o estancias, entre otros. Por lo tanto, todo aquel daño que no estuviera antes del contrato de arrendamiento y que suponga un coste de reparación, se trata de una causa justificada para que el propietario del inmueble decida no devolver la fianza. Todo ello se manifiesta tras la inspección de la vivienda, antes de la finalización del contrato con los arrendatarios.
    En algunas ocasiones, se crean ciertas disputas entre las partes. Por lo que, se recomienda establecer una cláusula en el contrato en la cual se especifique el estado del inmueble antes de su alquiler, pudiéndose complementar con un inventario y fotografías.


  2. Suciedad en el inmueble.

    Al igual que ocurría en la causa anterior, si al propietario le supone cierto coste económico volver a dejar el inmueble en el estado en el que estaba, la no devolución de la fianza es justificada. Por lo que si se deja la vivienda sucia y al propietario le cuesta dinero contratar a una empresa de limpieza profunda, dicha cuantía no se devolverá.
    Así que, es importante entregar la vivienda en buen estado y en buenas condiciones a su propietario para que la fianza sea devuelta.


  3. Impago de la renta por parte del inquilino

    Si el arrendatario tiene pendiente de pagar mensualidades al terminar el contrato de alquiler, el propietario del inmueble puede no devolver la fianza, ya que se trata de otra causa justificada para hacerlo.
    Hoy en día, muchos inquilinos optan por no pagar el último mes de alquiler para que así el dueño de la propiedad lo coja de la fianza, convirtiéndose en una técnica muy utilizada actualmente. Este uso tiene algunos riesgos, ya que en el caso de que haya daños en el inmueble y la fianza se cobre por la última mensualidad no pagada, el casero puede reclamarlo por la vía judicial y las consecuencias son peores para los arrendatarios.


  4. Salida anticipada de la vivienda.

    Si en el contrato de arrendamiento se ha estipulado lo que decreta la Ley de Arrendamientos Urbanos sobre que el inquilino puede abandonar la vivienda habiendo transcurrido 6 meses como mínimo, además de comunicarlo treinta días antes de la salida del inmueble y resulta que el inquilino decide abandonarlo antes de lo acordado, el casero podrá quedarse con la fianza.


  5. Realización de obras no autorizadas.

    1 – Desperfectos en el inmueble


    Esta causa de pérdida de fianza, es la más habitual. Se produce cuando se ha dañado cualquier elemento de la vivienda durante la estancia del inquilino en ella. Estos desperfectos se pueden dar en muebles, electrodomésticos, instalaciones o estancias, entre otros. Por lo tanto, todo aquel daño que no estuviera antes del contrato de arrendamiento y que suponga un coste de reparación, se trata de una causa justificada para que el propietario del inmueble decida no devolver la fianza. Todo ello se manifiesta tras la inspección de la vivienda, antes de la finalización del contrato con los arrendatarios.


    En algunas ocasiones, se crean ciertas disputas entre las partes. Por lo que, se recomienda establecer una cláusula en el contrato en la cual se especifique el estado del inmueble antes de su alquiler, pudiéndose complementar con un inventario y fotografías. 


    2 – Suciedad en el inmueble.


    Al igual que ocurría en la causa anterior, si al propietario le supone cierto coste económico volver a dejar el inmueble en el estado en el que estaba, la no devolución de la fianza es justificada. Por lo que si se deja la vivienda sucia y al propietario le cuesta dinero contratar a una empresa de limpieza profunda, dicha cuantía no se devolverá.


    Así que, es importante entregar la vivienda en buen estado y en buenas condiciones a su propietario para que la fianza sea devuelta.


    3 – Impago de la renta por parte del inquilino


    Si el arrendatario tiene pendiente de pagar mensualidades al terminar el contrato de alquiler, el propietario del inmueble puede no devolver la fianza, ya que se trata de otra causa justificada para hacerlo. 


    Hoy en día, muchos inquilinos optan por no pagar el último mes de alquiler para que así el dueño de la propiedad lo coja de la fianza, convirtiéndose en una técnica muy utilizada actualmente. Este uso tiene algunos riesgos, ya que en el caso de que haya daños en el inmueble y la fianza se cobre por la última mensualidad no pagada, el casero puede reclamarlo por la vía judicial y las consecuencias son peores para los arrendatarios.


    4 – Salida anticipada de la vivienda.


    Si en el contrato de arrendamiento se ha estipulado lo que decreta la Ley de Arrendamientos Urbanos sobre que el inquilino puede abandonar la vivienda habiendo transcurrido 6 meses como mínimo, además de comunicarlo treinta días antes de la salida del inmueble y resulta que el inquilino decide abandonarlo antes de lo acordado, el casero podrá quedarse con la fianza. 


    5 – Realización de obras no autorizadas.


    Si el inquilino decide hacer modificaciones en la vivienda, reformando o cambiando elementos sin el consentimiento del propietario, perderá la fianza del alquiler. Esto se debe a que se entrega el inmueble de forma diferente a como se obtuvo en su día. Si el inquilino decide hacer modificaciones en la vivienda, reformando o cambiando elementos sin el consentimiento del propietario, perderá la fianza del alquiler. Esto se debe a que se entrega el inmueble de forma diferente a como se obtuvo en su día.

Se debe de resaltar el hecho de que todas las indemnizaciones pedidas deben de ser solicitadas vía judicial, es decir, el casero no podrá actuar por cuenta propia. Además, todos los daños ocasionados deben de ser expuestos mediante pruebas (como por ejemplo, fotografías que muestran el antes y el después de la vivienda).

¡Esperamos que te haya sido útil este artículo!

Ventajas de cobrar la renta de tu alquiler por adelantado

Por lo general, los propietarios o titulares de las viviendas que están en alquiler cobran las rentas de sus inquilinos de forma mensual. En cambio, este procedimiento de cobro tradicional suele conllevar varios problemas e incidencias, además de resultar bastante molesto en ciertas ocasiones. 

Por lo tanto, surgen varios procedimientos alternativos como es el caso del cobro de la renta por adelantado. En Housinity, vamos a mostrarte las ventajas que conlleva este modo de cobro de alquiler.

En qué consiste y cuáles son sus ventajas

El cobro de la renta por adelantado, también conocido como el anticipo de la renta para propietarios, consiste en que los propietarios puedan percibir las mensualidades de los alquileres sin la necesidad de estar esperando a que los propios inquilinos les paguen a primeros de cada mes. Es necesario resaltar el hecho de que no se trata de ningún tipo de préstamo. 

Cobrar dichas mensualidades por adelantado conlleva numerosas ventajas, como por ejemplo:

  • La obtención de liquidez de forma rápida: es decir, que te adelanten las 12 mensualidades de un año de alquiler, supone un ingreso de dinero líquido importante. Pudiendo utilizarse para múltiples propósitos de la propia vivienda (como por ejemplo, la reforma y acondicionamiento de la misma).
  • Sirve de protección ante posibles impagos: cierto es, que en situaciones de crisis las economías de los hogares y familias se ven altamente afectadas, provocando ciertos impagos en las rentas de los alquileres. Por ejemplo, la crisis del Covid-19 ha aumentado casi un 20% las cifras de impagos en nuestro país.
  • La despreocupación de ir cobrando cada mes: la posibilidad de obtener las 12 mensualidades por adelantado te ayuda a poder despreocuparte de si el inquilino podrá pagarte o no, de mes a mes. 
  • La eliminación de los pagos atrasados: uno de los problemas que se encuentran la gran mayoría de los propietarios es el atraso en el pago mensual del alquiler, por parte de los inquilinos. Por lo que, al recibir el adelanto de la renta de forma anual, ayuda a que este inconveniente desaparezca.
  • Con ello no hay necesidad de financiar con avales: a fin de cuentas, recibir de golpe la renta de 12 meses de alquiler, resulta ser una buena ocasión para financiarte sin necesidad de acudir a ningún tipo de aval.

Si estás pensando en alquilar tu vivienda y te ha gustado esta forma de cobro, con nuestros servicios te podemos adelantar el cobro de los 12 meses siguientes. Para más información envíanos un email a hola@housinity.com 

¡Esperamos que te haya servido este artículo!